Bobbie llegó a reconocer a Lisa, a quién había visto una vez en su vida, pero no hubo mucho tiempo porque apenas le dio la espalda Lisa se lanzó sobre ella. Le enroscó en el cuello una cuerda rosada que había llevado y comenzó a apretar con fuerza y sin pausa, hasta que Bobbie Jo dejó de luchar y cayó pesadamente al piso. En la lucha, la víctima llegó a arrancarle con sus manos mechones de pelo a su atacante. Con Bobbie Jo desmayada, Lisa la dio vuelta. La puso panza arriba y con un cuchillo de cocina comenzó a abrir su abdomen. Una vez que el tajo hecho fue lo suficientemente grande, extrajo al bebé (que resultó ser una niña) y cortó cuidadosamente el cordón umbilical.

Esta es una de las escenas de True Crime, el nuevo libro de Carolina Balbiani -contenido exclusivo de Bajalibros.com-, en el que la periodista y escritora pone el foco en treinta casos policiales que conmovieron al mundo. “Me desesperan los casos no resueltos”, dice Balbiani a Infobae Leamos y agrega que le apasiona pensar qué podría hacerse distinto para atrapar al criminal y que las víctimas no lo sean. Pero los relatos shockean.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

En más de 200 páginas, con una pluma única y sin morbo, el libro recorre historias tan estremecedoras como reales y que fueron un éxito de lecturas en Infobae. Van desde la de Polly Klaas, la chica que fue raptada desde su propio cuarto por un extraño y con el peor final; la de la niñera asesina; la de Jonbenét Ramsey, la minirreina de belleza que mataron en Navidad y Amber Hagerman, cuyo crimen inspiró el sistema de alertas de los Estados Unidos.

Balbiani incluye la narración del caso de Nevada Tan, que con 11 años y con el coeficiente intelectual de un genio, mató a su compañera de clase porque le dijo “gorda”, en Japón en 2014. En esta selección también destaca un caso que recorrió los medios de todo el mundo en 2013: el de Oscar Pistorius, el millonario sudafricano, deportista paralímpico consagrado y femicida. La curiosidad mató al gato, dice el famoso refrán. Y necesitamos saber más.

La autora de El día que me mataron y (Des) amores breves 1 y 2 retoma casos verídicos. Algunos de ellos lograron cambiar leyes en los países en los que ocurrieron, otros despertaron controversias con las sentencias y, otros demostraron que los prejuicios existen en todas las latitudes y en todos los estratos sociales.

Conocer sobre ellos invita a reflexionar sobre los juegos, la moda, la fama y el rol de las redes sociales. Pero si hay algo que tienen en común todos los casos del libro True Crime es la intensa repercusión mediática: la mayoría fueron llevados al cine, inspiró docuseries y libros.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

El escritor referente de la novela policial y guionista francés Pierre Lamaitre supo decir en una nota algo así como que todos somos capaces de cualquier cosa si las circunstancias son adversas. En esa misma línea, Balbiani cree que “la ficción suele estar inspirada en la realidad” y que “la mente humana puede ser tan maravillosa como retorcida y malvada”. Pero, agrega, “lo que más impacta son esos casos que ocurren de un segundo a otro, a plena luz del día y que le pone patas arriba la vida a una familia”. En los lectores se encienden las alarmas de la identificación, el temor y la conclusión inevitable: esto también me puede pasar a mí. Entonces, ¿por qué queremos seguir leyendo más? Probablemente la diferencia reside en cómo se narra. Y ella tiene una maestría en contar historias, que no solo erizan la piel sino que despiertan la curiosidad.

¿Y por qué contarlas? Balbiani mira los juicios que fueron grabados, escucha los interrogatorios, investiga y hasta se desvela y considera que narrar estas historias es una oportunidad importante para la sociedad. “Es un excelente motor que nos ayuda a visibilizar a las víctimas, a concientizar sobre los diferentes abusos y a sensibilizar a una sociedad anestesiada para que se comprometa y denuncie aquello que sabe”, dice.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

En su primer libro, El día que me mataron, Balbiani mezclaba la ficción con la realidad e invertía el punto de vista. En sus páginas, la periodista imaginaba qué pensaba, qué veía y qué intuía la víctima. Así, tomó casos emblemáticos y narró de forma conmovedora y desgarradora -sobre todo en aquellos en que los protagonistas son niños- los momentos previos al asesinato.

De cierta forma, la periodista les ofreció una voz a esas víctimas en manos de perversos criminales. ¿Qué hubiesen relatado?¿Qué pensaron en ese momento en que se dieron cuenta de que ya no había vuelta atrás? ¿Qué vieron sus ojos en los ojos del asesino? ¿Pelearon con sus verdugos? ¿Se entregaron engañados? “Me apasiona pensar qué podría hacerse distinto para atrapar al criminal y que las víctimas no lo sean. Quizá mi vocación frustrada sea haber sido detective”, dice.

En su nuevo libro, True Crime, tiene protagonismo el caso real, sin elementos ficcionales, pero vuelve sobre nueve de las historias de su primer libro, esta vez para profundizar en los detalles de cada caso. “Me gusta todo lo que tiene suspenso. Las historias de amor complejas, los thrillers psicológicos, las historias de vida con dramatismo”, dice Balbiani y confiesa que se siente movilizada por algunas de estas historias. Por ejemplo, la de la niñera de los chicos Krim -Lulu y Leo- porque la peor pesadilla de todos los padres se hace realidad: que los maltraten, en este caso, hasta la muerte. “Es el temor atávico hecho realidad”, dice impactada.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

Balbiani hace un recorrido de lecturas que alimentan su personalidad curiosa y justiciera y que inspiran sus libros. Desde Marieke Lucas Rijneveld, la autora no binaria, más joven y la primera nacida en los Países Bajos en ganar el prestigioso Premio Booker Internacional en 2020, pasando por Patrick Süskind, Lucía Berlin y Tom Wolfe, hasta llegar a un clásico como Dostoyevski.

El vacío en el estómago que uno siente cuando no ve a su hijo en la playa, o cuando escapa de nuestra visión en el supermercado. El miedo a que un pedófilo se lo lleve. ¿Cuántas veces nos damos vuelta cuando caminamos solos en un estacionamiento subterráneo y oscuro? Y los gritos que se escuchan entre los muros de los miles de edificios de la ciudad, ¿nunca pensaste que podrías estar escuchando un crimen? True Crime revuelve estas emociones y las arroja en un libro, que más que un libro, es una experiencia.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

El impecable baño en suite de porcelanato beige de la casa que compartían fue lo último que vio Reeva esa noche de terror. Allí se encerró para protegerse de la locura de su novio. No tuvo escapatoria.

Era la madrugada del día de San Valentín cuando los disparos rabiosos atravesaron la puerta del baño. ¿Qué pasó antes? Hay, como en todo crimen, distintas versiones. Lo único incontestable es que Oscar Pistorius disparó su pistola 9 mm cuatro veces a través de la puerta cerrada. Solo una bala no dio en el blanco.

Cuando los policías entraron a la casa, encontraron a su novia muerta (él había bajado su cuerpo a la planta baja), tendida sobre un charco de sangre.

Una de las tantas versiones sostiene (y está incluida en un libro de los Mollet sobre el caso) que el cuerpo tenía además dos golpes en la espalda hechos con un palo de cricket. Sugiere que las marcas en el bate indicarían que ambos pelearon por él. Según esta teoría, Oscar, ferozmente enojado (este es un punto de discusión, porque nunca quedó esclarecido el motivo real de la violenta discusión, algo que solo puede saber Pistorius) la persiguió con un bate de cricket. Pelearon por dominar el palo, se rompió el mango, él la llegó a golpear mientras ella huía, Reeva se refugió en el baño aterrada, él furioso golpeó la puerta con el bate un par de veces más. Después, la balacera.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

El atleta dijo, en cambio, que había confundido a la mujer con un ladrón y le había disparado por error.

El policía Christian Mangema, que hizo el informe balístico y reconstruyó la escena, describió el posible final de la siguiente manera: Reeva, al momento del crimen, estaba encerrada en el baño, parada, mirando hacia la puerta cuando recibió el primer disparo que le dio en la cadera derecha, le rompió el hueso y cayó al piso. El segundo no le pegó. El tercero impactó en su brazo derecho y el último le atravesó la cabeza. Ella estaba cubriéndose con sus brazos, en forma defensiva. La bala mortal pasó entre sus dedos de la mano izquierda, pegó en su cara e hizo estallar su cráneo. Según este mismo informe, el criminal Pistorius estaba asentado del otro lado de la puerta sobre sus muñones. Eso dijeron la altura y el ángulo de impacto de las balas. En el juicio, cuando se escuchó este informe, Pistorius se tapó los oídos con sus dedos.

Los abogados de Pistorius peleaban por demostrar la confusión con un incomprobable intruso en una casa de un barrio cerrado con muros y alarmas. Pero según el relato de la vecina, Michelle Burger, que dijo haber escuchado los tiros en esta secuencia: “Pam (silencio) Pam,pam,pam”; Pistorius no podría haber pensado que era un ladrón, tendría que haber escuchado antes, durante ese segundo de silencio, los gritos de su novia en el baño pidiendo ayuda, como los habían escuchado cinco vecinos más. El radiólogo Johan Stipp, que vivía a 70 metros cruzando la calle, dijo haberse despertado a eso de las tres de la madrugada por tres detonaciones, luego escuchó tres o cuatro gritos de mujer seguidos por más golpes que podrían provenir del bate y, por último, un hombre pidiendo ayuda. Cuando llegó a la escena dice que vio a Oscar arrodillado sobre el cuerpo de Reeva rezando porque sobreviviera y diciendo: “¡Le disparé, creí que era un ladrón y le disparé!”.

El 17 de febrero la policía encontró el bate Lazer ensangrentado en la casa. ¿Cómo se habían desarrollado realmente los hechos? La defensa se complicaba.

El horror detrás del crimen: del deportista paralímpico femicida a los chicos asesinados por su niñera

Nació en Buenos Aires, en 1963. Hizo la primera parte de su primaria en escuelas rurales de la provincia de Córdoba. Finalizó la primaria en el Colegio San Pablo, de la Capital Federal, donde también cursó la secundaria. Estudió periodismo en la Universidad del Salvador, donde obtuvo un título terciario y, en 1988, fue becada para el Programa de Graduados Latinoamericanos, de la Universidad de Navarra, en España. Desde 1983 hasta 2019 trabajó en Editorial Atlántida. Primero en la revista Gente y, luego, en los títulos Para Ti, Show On y Chacra. Desde sus comienzos como cronista, pasó por todos los puestos y llegó a dirigir las revistas Para Ti y Para Ti Deco durante 17 años. En 2019 presentó su primer libro en formato digital, El día que me mataron (IndieLibros,2019), una serie de casos policiales verídicos que la autora toma y reconstruye poniéndole voz a las víctimas. También es autora de (Des) amores breves 1 y 2. Está casada y tiene dos hijos. Fuente: lamovidaplatense.com y infobae.com

FichaTítulo: True Crime. 30 casos policiales que conmocionaron al mundo

Autor: Carolina Balbiani

Editorial: IndieLibros

Precio: $499

Encontrá True Crime. 30 casos policiales que conmocionaron al mundo, el nuevo libro de Carolina Balbiani, en Bajalibros:

https://www.bajalibros.com/AR/True-Crime-30-casos-policiales-Carolina-Balbiani-eBook-2076693