Provocó desesperación y pánico en Estados Unidos un nuevo caso fatal de la enfermedad conocida popularmente como “ameba come cerebros” y desde la investigación científica se trata de dar con los mecanismos por los cuales se origina.

Recientemente se ha informado de un nuevo caso de muerte por la enfermedad rara causada por el parásito Naegleria fowleri, también conocido como "ameba come cerebro". El fallecimiento ocurrió en febrero en el suroeste de Florida, Estados Unidos. Las autoridades no dieron detalles del caso de meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), pero advirtieron que el uso de un enjuague nasal podría haber sido el responsable.

Un neti pot o rinocornio es un dispositivo diseñado para enjuagar los desechos o la mucosidad de la cavidad nasal. Las personas lo usan para tratar síntomas de alergias nasales, problemas de sinusitis o resfriados. Sin embargo, es importante utilizar agua embotellada que haya sido destilada o esterilizada, ya que el agua del grifo puede estar contaminada.

La infección con Naegleria fowleri no se puede contraer al tomar agua ni al tocarla con la piel. En principio, cuando se traga, llega al estómago y los organismos se descomponen a través del proceso digestivo. El parásito solo se encuentra en agua dulce, no salada, y no se puede contraer en una piscina debidamente limpia, mantenida y desinfectada.

Los síntomas de la infección incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas, desorientación, vómitos, rigidez en el cuello, convulsiones, pérdida del equilibrio y alucinaciones. Todavía no existe una cura debido a la baja incidencia de la enfermedad que va de 0 a 8 infecciones al año.

Para prevenir la enfermedad, el Departamento de Salud de Florida recomienda utilizar solo agua destilada o esterilizada al hacer soluciones de enjuague nasal, hervir el agua del grifo durante al menos 1 minuto y enfriarla antes de enjuagar los senos paranasales, no permitir que el agua suba por la nariz ni que la aspire por la nariz al bañarse, ducharse, lavarse la cara o nadar en piscinas pequeñas de plástico duro o inflables, y evitar que los niños jueguen sin supervisión con mangueras o aspersores, entre otras medidas. Además, se debe mantener limpias las piscinas pequeñas de plástico duro o inflables vaciándolas, restregándolas y dejándolas secar después de cada uso, y mantener las piscinas regulares adecuadamente desinfectadas antes y durante su uso.

Otra muerte por la terrible y lapidaria enfermedad llamada "ameba come cerebros": ¿Cómo se produce su ingreso al organismo?
Otra muerte por la terrible y lapidaria enfermedad llamada "ameba come cerebros": ¿Cómo se produce su ingreso al organismo?
Otra muerte por la terrible y lapidaria enfermedad llamada "ameba come cerebros": ¿Cómo se produce su ingreso al organismo?
Otra muerte por la terrible y lapidaria enfermedad llamada "ameba come cerebros": ¿Cómo se produce su ingreso al organismo?
Otra muerte por la terrible y lapidaria enfermedad llamada "ameba come cerebros": ¿Cómo se produce su ingreso al organismo?
Otra muerte por la terrible y lapidaria enfermedad llamada "ameba come cerebros": ¿Cómo se produce su ingreso al organismo?

Fuente: PrimeraPagina.info; LaMovidaplatense.com.ar; VisionPolitica.info; CriticaArgentina.com.ar; NoticiasEnsenada.info