El pasado 9 de agosto, surgió una inquietante versión sobre la existencia de un vengador anónimo en la ciudad de Quilmes. La noche anterior, unos ladrones habían robado y huyeron, pero a unas 15 cuadras aparecieron baleados. Uno de ellos, de 15 años, murió en el hospital. Allí nació un mito, que también indicaba que el supuesto tirador sería un integrante de las fuerzas de seguridad, por la precisión de sus disparos, y que ya se habría cargado unas treinta muertes de ladrones.

Ahora, en la noche del domingo 25 de septiembre 2022, un video de Twitter volvió a poner sobre las pantallas la idea de que el Justiciero Anónimo existe. Pero los movimientos torpemente teatrales del presumido ladrón y también los del tirador, sumado al llamativo entorno de la escena, donde un vecino camina por la vereda de enfrente y un ciclista que viene hacia ellos ni siquiera miran hacia el lugar donde se producen los hechos, dejan entrever que se trataría de un video armado.

Sin embargo, hasta la tarde de este lunes 26 de septiembre 2022, más de 60 mil personas interactuaron con el tuit que muestra esa supuesta filmación de lo que podría ser una cámara de seguridad en una calle cualquiera de Quilmes. Ningún medio de comunicación se hizo eco de este tema, sin embargo, la gente parece creer en esta extravagante versión más típica de una película que de la vida real, en una Argentina que se debate en un mar de inseguridad y mentiras oficiales.

El nacimiento del mito

Con el correr de los días, la investigación judicial avanzó, el fiscal en turno Jorge Zaizar (UFI 5 de Quilmes) fue juntando pruebas y luego, la justicia aseguró que “no existe un justiciero”. La conformación de la teoría que se planteó, se dio a partir de sucesos dinámicos que parecían inconexos entre sí, se trató ni más ni menos que de una sucesión de hechos delictivos repelidos por un vecino que circulaba en bicicleta, escribió el portal labuenainfo.com.

Para empezar, un adolescente de 15 años identificado como Agustín fue baleado en la madrugada del primer jueves de agosto, murió en el hospital Iriarte, iba junto a dos cómplices con los que había salido a robar, ambos resultaron heridos ya que recibieron disparos del mismo hombre. 

Ese episodio fue en calle Andrés Baranda al 4300, el tirador se iba a trabajar cuando lo abordaron en moto para robarle. Se resistió y abrió fuego: “Por la trayectoria de los disparos, creemos que una bala pudo haberle impactado a dos de los heridos, por eso se pensó en un momento que el tirador era policía o alguien experto, pero no fue así”, agregó una fuente con acceso al expediente.

Uno de los dos baleados fue clave para develar el misterio, lo conocen en el barrio como “Convulsión”, su nombre completo es Nazareno Juan Cruz Mejías. Contó detalles del tirador como su vestimenta y aportó características físicas. La fiscalía ya tiene ubicado al sujeto que se resistió al robo y se evalúa si presentará o no cargos en su contra.

Hasta el momento los funcionarios judiciales rechazan por completo la teoría de un “tirador anónimo” que generó clamor popular en redes sociales.