El próximo fin de semana volverán a aumentar los precios de los combustibles en todo el país. Así quedó dispuesto a partir de la actualización de dos impuestos que gravan la nafta y el gasoil, una medida que venía siendo pospuesta desde hace 2 años y finalmente se hará efectiva.

Gabriel Bornoroni, titular de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), la cámara que nuclea a las estaciones de servicio, afirmó que, de activarse la actualización de los impuestos, la nafta subiría $5,59, equivalente a un 4%, mientras que el diésel subiría $3,60, equivalente a un 3%.

Se trata de un incremento de los impuestos a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono, instituidos originalmente en 1991 mediante la ley 23.966. Estos tributos deben actualizarse por la inflación de manera trimestral, pero se encuentran congelados desde hace ya casi 2 años.

La última vez que estos tributos aumentaron fue en el cuarto trimestre de 2020. Luego, en el contexto de la pandemia y de la aceleración de la inflación, el Gobierno argentino resolvió posponer su actualización seis veces, tres de ellas durante 2022. La más reciente fue el 31 de agosto pasado mediante el decreto 561/2022, firmado el último 30 de agosto por el ministro de Economía, Sergio Massa; el jefe de gabinete, Juan Manzur; y el presidente Alberto Fernández.

Surtidor mata bolsillo: aumenta la nafta este finde y la hoguera de la inflación calienta el clima de un país en llamas

Ahora, según confirmaron fuentes oficiales a El Destape, no está planeada una nueva postergación. De este modo, tal como establece ese decreto y excepto que surja imprevistamente una contraorden, los valores de estos dos impuestos deberán actualizarse el sábado 1 de octubre.

Según dispuso el Gobierno, será solo por la inflación acumulada durante el primer y segundo trimestre de 2021, que fue del 25,3% según el INDEC. En cambio, no hay fecha concreta para la actualización de estos impuestos según la inflación acumulada durante la segunda mitad de 2021 (20,32% en el semestre) y primer semestre 2022 (36,2%), cuando la suba de precios se aceleró para llegar a ser del 78% interanual.