Un hombre que representaba a Jesús en un Vía Crucis realizado en Coatepéque, Quetzaltenango, Guatemala, se salvó de recibir una descarga eléctrica "por milagro".

El incidente quedó grabado en un video que rápidamente se hizo viral en las redes sociales.

En las imágenes se observa cómo varias personas tratan de elevar la cruz, pero algo sale mal y no soportan su peso, por lo que el hombre, amarrado a la cruz comienza a irse hacia un lado, aún estando en el aire.

Un hombre interpretaba a Jesús y realizo un milagro: se salvó de recibir descarga eléctrica. VIDEO
EL VIA CRUCIS VIVIENTE TRANSFORMADO EN UN AQUELARRE

En el medio suceden un sin número de escenas aleatorias provocadas por el caos general de la situación, que los internautas disfrutan y desmenuzan casi cuadro por cuadro en sus comentarios posteriores.

Una Drag Quenn, un hombre con un traje de cebra, una chancleta supuestamente de quien representaba a Jesús, uno con gorro de Papá Noel, y cientos de instantes desopilantes en el Via Crucis más loco de la historia de la humanidad, que no fue planificado para eso.

YouTube video player

Varios gritan, pero los últimos que sostienen los lazos continúan tirando, por lo que les es imposible sostener al actor, quien llega peligrosamente hasta unos cables de electricidad y de televisión en altura.

El hombre vestido de Cristo se aferra a los palos horizontales de la cruz, pero ésta se rompe soltándolo de sus amarres. Luego logra sujetarse, y eso es lo que le permitió salir ileso del incidente aunque ya no siguió interpretando su papel.

REESCRIBIENDO LA BIBLIA

Pero no termina allí. Otra persona toma su lugar, pero ahora ya no tiran de la cruz con lazos y sogas, sino que utilizan una escalera, para que el nuevo Cristo suba.

Al momento en el que el segundo hombre toma su lugar, el brazo que se quebró en el primer intento no aguantó el peso y vuelve a vencerse provocando que casi caiga de la cruz.

Una escena espontánea que ni Mel Gibson ("La Pasión de Cristo") junto a Mel Brooks ("Este loco loco mundo") podrían haber imaginado.

Los comentarios en redes tampoco tienen desperdicio.